Ya hemos hablado en esta misma web de perros encarcelados. La noticia de hoy es una buena noticia aunque hablemos de cárcel.

El Servicio Penitenciario Federal de Argentina tiene desarrollado un programa en el que mujeres encarceladas han aprendido a adiestrar a perros que una vez preparados serán entregados a personas discapacitadas a las que la harán la vida mas fácil.

Dog Prision Program, es el programa americano de adiestramiento de perros en cárceles que la hermana dominica Pauline Quinn, llevó a Argentina bajo el nombre Huellas de Esperanza y que ha sido muy beneficioso como terapia para las internas que se ocupan del adiestramiento de los perros.

Pauline Quinn declaró: “Decidí ayudar a prisioneros, para enseñarles cómo ellos pueden ayudar a las víctimas. Y muchas personas con discapacidades son víctimizadas, porque son rechazadas o no son apreciadas. Pensé que los internos podían aprender a ayudar a otras personas, para sentir que ellos también pertenecen a este mundo”.

Los presos aprecian mucho el programa ya que según Pauline los perros proporcionan mucho amor y compañía a las mujeres cautivas además de proporcionar un beneficio a la sociedad al entrenar perros altamente cualificados que ayudarán a discapacitados en su día a día. “No podés cambiar a la gente con mano dura, sino con amor y consistencia”.

Por favor, comparte esta bella historia en tus redes sociales.