Ocurrió el 2 de mayo cuando llegó al Albergue Municipal de Animales de Torrevieja un pequeño perrito en condiciones lamentables.

El perro fue bautizado por los voluntarios como Rocky por sus ganas de vivir y las fuerzas con las que se agarraba a la vida.

Poco más de dos kilos era el peso del pequeño can que estaba infestado de pulgas y debido a una enfermedad de la piel, apenas le quedaba pelo. También presentaba infección en ambos ojos y su estado era caquéctico.

Al perro se le trasladó inmediatamente a una clínica veterinaria para intentar salvar su vida, cosa que fué imposible por mucho esfuerzo que pusieron los veterinarios.

El edil de Torrevieja declaró: “teníamos esperanzas ya que el perro comía con apetito y se mantenía en pie. Pero todo el día siguiente, en la clínica, mostraba signos de debilidad y rechazó la comida. Una radiografía desveló edemas en los pulmones y un corazón dilatado. Todo esto provocó que no pudiera respirar bien por eso se tomó la decisión de liberarle del sufrimiento no habiendo ningún tipo de esperanza”.

La policía Local a través de una patrulla de medio ambiente ha abierto una investigación con el objetivo de localizar a los propietarios del perro a los que se les podría imponer una pena de 6 a 18 meses de cárcel e inhabilitación especial de 2 a 4 años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

Si tienes alguna informaciónacerca de este hecho ponte en contacto con las autoridades en el email: [email protected] o llamando a la policía local patrulla de medio ambiente Tel.: 965 705 326.

¡Por favor, comparte esta noticia en tus redes sociales a ver si entre todos encontramos al culpable!