FOTO: elespanol.com / Gtres
Desde hace décadas, protectoras y asociaciones a favor de los animales vienen denunciando a la perrera de Olivenza(Badajoz) por los malos tratos que dispensan a los perros allí acogidos.

Paradójicamente la perrera se encuentra en una finca llamada finca La Misericordia, aunque poca misericordia se ha dado a los canes que desgraciadamente por allí han pasado.

Incluso perros que han llegado en buenas condiciones, han muerto o han salido de allí en muy malas condiciones. Este el es caso de Triguero, un galgo que entró sano y por sus propias patas en enero de 2017 en la perrera. Fué capturado en esa fecha ya que andaba por la calle solo y abandonado.

Trigero ingresó en el centro y podía haber tenido su oportunidad, bien viviendo en este centro una nueva vida o bien siendo adoptado por alguna familia.

Sin embargo, tres semanas más tarde, Trigero salía del centro en brazos de un veterinario rumbo a su clínica. Triguero estaba en los huesos, desnutrido y con heridas por todo su cuerpo además de con una peritonitis aguda. Finalmente y para evitar el sufrimiento del animal, tuvo que ser sacrificado.

Desde 2006 hasta 2014, se han sacrificado cientos de perros en este campo de concentración canino que afortunadamente ahora ha sido cerrado.

No suministraban vacunas ni tratamiento veterinario a los perros que enfermaban y se peleaban unos con otros debido al hambre y a las malas condiciones en las que se encontraban.

El pasado martes, técnicos de la Diputación de Badajoz llegaron a la finca para “rescatar del horror” a los perros que allí se encontraban, obteniendo escenas dantescas: perros sin chip, sin vacunas, con garrapatas y sarna y un largo etcétera que es mejor no relatar.

Noticia Relacionada: [VIDEO] Roban perros en China para Comérselos (y es un gran negocio)

COMPARTE en tus REDES Sociales para denunciar este maltrato animal.