Desde hace miles de años, los perros y los seres humanos han convivido juntos. El tipo de convivencia ha ido cambiado, pero la amistad de los humanos con los perros ha permanecido inalterada. El deseo de tener un compañero de cuatro patas con el que compartir actividades, ha permanecido aún así inalterable.

¿Qué Tener en Cuenta antes de Comprar un cachorro de Pastor Alemán?

Ante todo, debe preguntarse si puede asumir la responsabilidad que conlleva criar a un ser vivo en sus próximos 8 o 12 años de vida.

Este es el  paso más importante. También debe saber que criar un cachorro de pastor alemán conlleva muchos cuidados, tiempo y gastos para usted. Un cachorro de pastor alemán es un ser vivo que requiere de mucho tiempo y atención y no un juguete que pueda dejar aparcado en cualquier rincón de la casa.

Algunas preguntas que debe hacerse si se ha decantado por la compra de un cachorro de pastor alemán son:

  • ¿Es una decisión consensuada entre todos los miembros de la familia?
  • ¿Hay algún miembro de la familia que presente alergia a los perros?
  • ¿Podremos darle a nuestro cachorro de pastor alemán todo el ejercicio que necesita?
  • ¿Que haremos cuando estemos de vacaciones con nuestro perro?
  • ¿Dónde tendremos al cachorro de pastor alemán la mayor parte del tiempo? ¿en casa, en el jardín o en un caseta?
  • Adiestramiento, ¿cómo, que y dónde? Puedes echar un vistazo a nuestro post “El entrenamiento del Pastor Alemán” para más ayuda.
  • ¿Hay otros perros ya en casa? Especialmente problemático después de la compra de un cachorro de pastor alemán puede ser que en la casa se encuentren ya perros. Los perros pueden volverse muy celosos, además la entrada de un nuevo animal puede trastocar la jerarquía ya establecida y conllevar la aparición de peleas. Si los dos ejemplares son macho y hembra la convivencia será también más fácil.

el cachorro de un pastor alemán

QUE VALORAR DE LOS LUGARES QUE ANUNCIAN LA VENTA DE CACHORROS DE PASTOR ALEMÁN

Ni que decir tiene que un buen criadero, tiene por supuesto que reunir unos requisitos mínimos de limpieza, aseo, olores, equipamientos etc… Nos debe trasmitir una buena imagen de seriedad y compromiso y yo personalmente descartaría aquellos criaderos con suciedad, óxido, insectos, comida tirada por el suelo etc.

Casi todos los crideros suelen tenerlo, pero tampoco debemos pasar por alto que los perros tengan una zona de esparcimiento donde los perros puedan practicar ejercicio, juegos y ser adiestrados.

También es aconsejable revisar si el criadero tiene algún tipo de sanción de las autoridades locales. Puedes buscar noticias en la prensa local en internet y así enterarte si han tenido algún escándalo en el pasado.

Si deseamos un pastor aleman con garantías, debemos en primer lugar empezar, descartar aquellos lugares tales como tiendas de animales o personas que se dedican adquirir cachorros para luego revenderlos.

Es importante consultar la reputación del criador o del criadero antes de la adquisición. Debemos decantarnos por aquellos que sean profesionales, honestos, confiables y con buenas referencias, pues esto es sinónimo de responsabilidad ante algún problema que pueda surgir en el desarrollo del cachorro del pastor alemán.

Un buen criador, debe dar una sólida base al cachorro de pastor alemán, que le permita desarrollarse de manera noble toda su vida. El cachorro debe pasar sus primeras semanas de vida en un ambiente saludable, limpio, con ventilación y con contacto con los seres humanos.

Hay criaderos que facilitan habitáculos separados para cada camada, con el fin de dar mayor intimidad a la madre y a los perritos las primeras semanas de su vida. Cuando usted reciba su cachorro, los pastores alemanes deben también estar ya acostumbrados a los ruidos que se producen en una casa.

Otro servicio que muchos clientes valoran, es el poder visitar al cachorro periódicamente en el centro antes de la adquisición definitiva.

Los cachorros deben por supuesto entregarse ya vacunados, desparasitados, con el chip y con todos los papeles en regla.